La suplantación de identidad arruina la vida de familias enteras

enero 8, 2019

Un hombre tuvo fondos retenidos por un crédito que no solicitó. Además, le registraron cinco hijos. Hace un año que peregrina por diferentes instituciones y estrados judiciales y no resuelven el caso. Una mujer también está en líos desde hace tres año.

El artista plástico Ricardo Jordán Costantini (61) está decepcionado de la justicia y de las instituciones bolivianas. En agosto del año pasado se enteró, de mala manera, que su identidad fue suplantada por otra persona, que tiene fondos retenidos de su cuenta bancaria por causa de una deuda que nunca contrajo y, por si fuera poco, le aparecieron cinco hijos.

En un año el pintor ha introducido tres procesos judiciales para intentar arreglar su situación jurídica, pero no encuentra solución al problema. “Las instituciones del Estado no funcionan. He peregrinado por la Policía, por la Fiscalía y por los juzgados, pero no hay solución; el ciudadano está desamparado y uno no sabe adónde ir. Esto amerita una rebelión popular”, expresó Jordán Costantini.

En una situación similar se encuentra Delmy Zabala Rueda, que hace tres años descubrió alteraciones en unos documentos y el caso se encuentra en la justicia. Ella ha dado un paso más porque su denuncia permitió abrir investigaciones en el Servicio de Registro Cívico (Sereci), que sancionó a algunos funcionarios que se vieron involucrados en estas irregularidades.

Zabala relató que su trajín comenzó en 2014, cuando falleció el padre de su hijo y ella comenzó a tramitar una unión libre para la declaratoria de heredero. En ese proceso evidenció que había alteraciones en los documentos de una mujer que llegó del exterior y tomó posesión de los bienes.
La afectada percibió el problema porque había datos incoherentes en el certificado de matrimonio que presentó la otra mujer. Comenzó a investigar y detectó que una funcionaria había alterado datos  en enero de 2014. Después constató que la misma funcionaria hizo las maniobras para alterar una partida que afectó a Jordán Costantini.

El inicio
Jordán Costantini relató que su viacrucis se inició hace exactamente un año, cuando acudió al cajero automático para retirar dinero, pero ahí se enteró que el banco le había retenido $us 9.000 de su cuenta. Se dirigió al departamento legal de la entidad financiera para pedir explicación, pero le informaron que ellos acataban una instrucción de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) por decisión de un juzgado.

Enseguida percibió que una persona había falsificado su carné de identidad y otros documentos con los que gestionaron un crédito ante una ONG que, ante el incumplimiento de los plazos de pago, solicitó el congelamiento de sus fondos. El usurpador formaba parte de un grupo deudor de ocho personas.
Jordán Costantini acudió a la ONG para solicitar información, pero, según él, le dijeron: “A usted no lo conocemos”, porque el crédito fue adquirido por el señor Ricardo Jordán Constantini.

En ese instante recordó que en 2001 realizó un proceso judicial porque su apellido materno estaba mal escrito y figuraba como Constantini. Lo correcto era Costantini.

En sus manos tiene la sentencia que ordenó el arreglo. La otra persona, precisamente, figura como Ricardo Jordán Constantini, pero con el mismo número de cédula de identidad, idéntica fecha de nacimiento y los mismos padres. Esa persona está casada y la mujer inscribió a sus cinco hijos, que ahora también aparecen como suyos.

El afectado aseguró que ha investigado por sus propios medios y así conoció el nombre real del hombre que lo suplantó, además supo que se casó en 1983 y ese mismo año inscribieron a un hijo. En ese tiempo el sujeto utilizó su verdadera identidad en la libreta de servicio militar
También obtuvo los registros de los que se valió el usurpador y su pareja para inscribir a los hijos. Para su sorpresa, encontró que se dieron modos para conseguir testigos, actas de bautismo y libretas escolares de los chicos. En el documento de inscripción solo figura la firma de la madre.
Para el Servicio de Registro Civil esta situación es complicada y es un tema que debe definirse en la justicia. Mientras tanto, la víctima está iniciando una demanda para anular la paternidad de los cinco hijos que le atribuyen.

Él ha tenido que buscar a este matrimonio para iniciar los procesos. Los encontró en Warnes y ahora está en una lucha legal, que ha tenido tropiezos. “La Fiscalía tarda en la investigación; cuando la denunciada fue a declarar el fiscal no firmó y la imputación fue rechazada.
Además, Jordán Costantini aseguró que el juzgado demoró en autorizar un allanamiento aduciendo que había confusión de nombre porque tanto el acusador como el acusado usaban el mismo, con la diferencia de una letra en el apellido.

El pintor teme que mientras el proceso ‘duerme’ en la justicia el hombre que suplanta su identidad pueda involucrarlo en más problemas. El sujeto logró tramitar un último documento con su identidad en 2008 y caducó en 2014. Para su sorpresa, en 2015 nuevamente le modifican su apellido a Constantini, pero los funcionarios del Sereci, tras detectar que hubo esta manipulación con la documentación, procedieron a arreglarlo.
Se constató que la última manipulación fue hecha por una funcionaria de la regional de Camiri que estaba involucrada en irregularidades y había perjudicado a otras personas. En la regional de Beni se detectó que esta misma funcionaria había realizado 174 modificaciones en partidas, pero una auditoría interna apenas logró identificar 12 casos con pruebas.

Por una letra

El artista plástico afirmó que lleva varios años de trámites por problemas con su apellido. El primero fue en 2001-2002 cuando inició un juicio para corregir la escritura en el apellido de su madre, que figuraba Constantini y lo correcto era Costantini.
Asegura que en principio no tenía idea del camino que debía recorrer. Como vivió mucho tiempo fuera del país, pensó que la justicia operaba como en otros estados. Sentó la denuncia y creyó que todo seguía su curso, pero la venda de los ojos se le cayó a los dos días cuando fue a ver en qué etapa estaba su proceso. “Mi error fue pensar que con una denuncia todo iba adelante, no me imaginé que una cosa tan simple se podía convertir en algo muy complicado”.

Con un informe del caso la directora departamental del Servicio de Registro Cívico, Olga Lidia Espinoza de Bustos, presentó una denuncia contra las dos funcionarias implicadas, una ingeniera informática y una abogada, por la presunta comisión de los delitos de incumplimiento de deberes, alteración y uso indebido de datos informáticos. Delmy Zabala Rueda también figuraba como víctima en este proceso, al que se sumó Ricardo Jordán Costantini.
Zabala amplió la denuncia contra el oficial del registro civil que emitió los certificados irregulares, pero asegura que la denuncia fue rechazada por lo que tuvo que plantear una objeción.

Asegura que el problema que enfrenta la ha llevado a activar ocho procesos en el campo laboral, civil y penal, pero nada ha prosperado y su hijo no pudo tomar la herencia de la empresa de servicios petroleros que dejó su padre. Por el contrario, señala que la mujer que se declaró heredera le inició un proceso por abuso de confianza y apropiación indebida.

En el Sereci tienen conocimiento de ambos casos y está en curso una denuncia porque se detectó que con el código de una de las funcionarias denunciadas se había hecho la modificación a la partida de matrimonio del ciudadano fallecido.

El Sereci señala que el tema de la paternidad que afecta a Jordán Costantini se tiene que resolver en algún juzgado y será esta instancia que ordene anular las partidas: por el momento señalan que han hecho todo lo que está bajo su competencia y que además le otorgan un conducto especial para cualquier requerimiento del caso.

El Sereci ha abierto 67 procesos por irregularidades que se han descubierto 
La directora departamental del Servicio de Registro Cívico (Sereci), Olga Lidia Espinoza de Bustos, asegura que es una lucha férrea contra la corrupción para transparentar el manejo de documentos. En dos años ha instruido la apertura de 67 procesos en la justicia, de los cuales 10 han concluido, por lo que se tiene a personas con sentencias condenatorias por hechos irregulares.

Esto ha sido acompañado con medidas de control, como el sistema en línea que ha permitido que los 200 oficiales de registro civil de la ciudad y los 250 de provincias puedan cargar directamente la información, lo que posibilita un control cruzado de los matrimonios, divorcios y defunciones.

La autoridad señaló que la mayoría de los problemas que están resolviendo datan de años anteriores, cuando había más limitación en el control.

Dijo que ahora exigen que los trámites sean personales, lo que ha permitido combatir a los tramitadores que se instalaban en los alrededores de la oficina central del Sereci en Santa Cruz de la Sierra. Además, fueron colocadas ánforas para que el ciudadano denuncie y para un monitoreo constante.

También se puede identificar de inmediato qué oficial de registro civil hizo el llenado de algún certificado con irregularidades. Esto ha permitido destituir a muchos de estos funcionarios. De igual forma se han podido detectar falsificación de documentos, de sellos, de no existencia de matrimonios, porque hay gente que cae en manos de las redes de tramitadores que falsifican.

La asesora legal del Sereci, Carmen Rosa Calderón, informó de que en cada uno de los procesos hay muchos involucrados y de que existen casos que tienen a más de 30 personas denunciadas, como en los que figuran individuos con doble identidad y suplantación de personas.

Por su parte, Neida Loroño, jefa de control legal, explicó que también están llevando adelante el saneamiento de datos que, de acuerdo a su competencia, pueden hacer complementaciones, rectificaciones, cancelaciones de partidas, traspasos de partidas por la vía administrativa, esto si el ciudadano demuestra que existe un error en su registro.

Si la persona lleva los requisitos correspondientes, estas correcciones son rápidas, en 10 minutos y completamente gratis. En promedio son 800 atenciones diarias, de las cuales unas 300 son de saneamiento.

Noticias Recientes