Detectan 6 casos de suplantación de identidad al sacar carnet

enero 8, 2019

Con el transcurso del tiempo, las mercancías no son lo único que les interesa robar a los antisociales, sino también las identidades de las personas.

Si bien el “robo de identidad” es una acción ilícita poco común en el territorio nacional, no significa que no se den casos de este tipo. Y es que, mediante la suplantación de identidad, los antisociales, entre otras cosas, pueden hacer transacciones económicas, contraer deudas, y otros trámites en nombre de otros.

Solo en lo que va de esta gestión, el Servicio General de Identificación Personal de Cochabamba (SEGIP) sorprendió a media docena de personas que acudieron a sus oficinas a tramitar una cédula de identidad haciéndose pasar por otras.

De acuerdo con el asesor legal del SEGIP, Guillermo Cadena, la intención de este ilícito es, en la mayoría de los casos, obtener el documento de identificación original ajeno para endeudarse.

IDENTIFICACIÓN Para evitar este tipo de hechos, el SEGIP tiene una serie de mecanismos que permite filtrar los trámites irregulares.

En esa institución hay un área de “descarte”, donde se verifican exhaustivamente, por ejemplo, aquellos certificados de nacimiento cuyos datos no coinciden con los de la cédula de identidad en trámite. Si en esta fase no se resuelve el inconveniente “y el operador desconfía de la veracidad del certificado (documento imprescindible para tramitar carnet)”, entonces se remite al interesado al área de Asesoría Legal.

En esa instancia, es el propio Guillermo Cadena el que hace una revisión informática de la documentación. “Si detecto que el certificado de nacimiento no fue emitido por una oficialía civil, remito a la persona a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) o a la Fiscalía”, explicó el Asesor Legal.

El infractor puede enfrentar una privación de libertad de hasta 5 años por los delitos de falsedad ideológica, material y uso de instrumento falsificado.

SEGURIDAD Los intentos de suplantación de identidad, generalmente, no pasan desapercibidos por el SEGIP, debido a que ahora se cuenta con un sistema biométrico.

Se trata de una digitalización de los rasgos faciales y la totalidad de las huellas dactilares de las personas para guardarlos en una base de datos. De esta manera, se garantiza el resguardo de las identidades de los bolivianos.

El sistema biométrico empezó a aplicarse desde el mes de julio de la gestión pasada.

Pena

Las personas que suplantan la identidad de otras para sacar un carnet pueden enfrentar una pena de entre 4 y 5 años de privación de su libertad.

 

Noticias Recientes